Prejuicios que debes quitarte antes de ir a la universidad

Una vez que llegas a cierta edad, te das cuenta de que es tiempo de madurar. Y una buena opción para hacerlo es quitarte de ese estereotipo de niña malcriada que inclusive a los 18 años te envuelve sin que te des cuenta. Para cuando estés en edad de escoger una carrera, debes de

  1. “La mercadotecnia no tiene que ver con matemáticas”.
    Muchas personas se dejan llevar por este mito. Aunque, cuando llegan a la primer clase, se dan cuenta de lo que equivocados que estaban. La mercadotecnia es el análisis del mercado, esto quiere decir que en su plan de estudios incluye mucha, mucha estadística y números que le acompañan.
  2. “La vieja excusa de que mi perro se comió mi tarea sigue aplicando”.
    En la universidad, si bien en la preparatoria muchos tuvimos problemas por eso, esperan de ti un compromiso profesional. Adiós a las prórrogas de tareas y trabajos, adiós a la paciencia. Los profesores te preparan para los verdaderos jefes de la vida laboral.
  3. “Me puedo cambiar de carrera cuando quiera, no importa”.
    Cada vez que te cambias de carrera, aparecerá de algún modo a ojos de las empresas donde pidas trabajo. Ya sea en tu currículum, o entre tus experiencias. Y el hecho de que te cambies de carrera no se ve muy bien ante ojos de tus posibles jefes: ellos lo toman como que no puedes con los retos, no terminas las cosas y no sabes lo que quieres.
  4. “Las relaciones van más en serio”.
    Generalmente, los hombres de universidad buscan más sexo sin compromiso porque tienen más posibilidades y acceso a lugares en los que pueden conseguirlo. Por supuesto que, en cuanto encuentren una chica a la que vean en serio, la cosa no irá a modo de juego; sin embargo, es importante recordar que aún están en sus veintes.
  5. “No tener coche en la universidad ha de ser la muerte”.
    No realmente. Es extraño que se dé el caso, pero el transporte público nos transporta a lugares más lejanos de lo que creemos; es cuestión de informarse.
  6. “Ya soy totalmente independiente”.
    Mientras vivas bajo el techo o siquiera el dinero de tus padres, no serás independiente al 100%.
  7. “Voy a seguir teniendo contacto con mis antiguas amigas de la preparatoria, como si nada”.
    Cuando se acabó la secundaria, juraron tus amigas y tú que seguirían viéndose. Pero, seamos sinceras, ¿cumplieron esa promesa? La preparatoria quizá las separó un poco, ahora imagínate la universidad que las esparcirá por todas áreas y carreras diferentes aun si estudian en la misma escuela. ¡Debes ser realista! Y, sobre todo, asegurarte de sólo mantener contacto con las que valen la pena.
  8. “Los ingenieros ganan más que los licenciados”.
    Está este mito últimamente circulando por el mundo: que los ingenieros con los que saben, los que ganan más. Yo creo que es completamente un mito. Para empezar, un ingeniero se aplica a la manufactura de este mundo global y los licenciado aplican su desempeño directamente en este mundo global. Son carreras diferentes e incluso complementarias para las empresas.
  9. “Estudiar en el extranjero es muy complicado”.
    No realmente, el chiste es informarse y tener tus documentos en orden. Un consejo que puedes tomar es el asistir a la embajada del país al que te interesaría ir y pedir informes.
  10. “Las becas son imposibles de obtener”.
    ¡No! Hay diversas instituciones de primera que te premian por tu desempeño en la preparatoria. El chiste es solicitar la beca y pedir informes; las actividades deportivas o artísticas, además, le montan mayores posibilidades a que la obtengas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s